Lovaina consiste en una ciudad heterogénea, ya que por un lado posee un antiguo patrimonio, donde se incluyen la universidad más antigua del país, el Jardín Botánico, etc., e igualmente tiene múltiples estructuras góticas y por el otro, la ciudad consigue atraer a través del turismo a un sinfín de jóvenes, debido a la universidad y éstos jóvenes le brindan a la misma un ambiente no sólo excitante sino innovador.

Motivos para realizar turismo por Lovaina

Pero si aún no te animas, a continuación te damos algunos motivos por los que deberías ir a Lovaina.

Un referente lúdico

El principal atractivo que posee la ciudad de Lovaina indudablemente es el Ayuntamiento, consiste en una extraordinaria edificación de estilo gótico tardío construida en el siglo XV.

Se encuentra revestida por un pintoresco decorado tallado sobre piedra y algunos coloridos banderines. La fachada luce como un “quién es quién” de Lovaina, es decir, que el exterior se encuentra adornado por 236 estatuas; todas representando a algún individuo que merece tener un lugar dentro de la historia de Lovaina.

Y hablando de iconos, no hay que dejar de mencionar al convento, el cual antiguamente era un conjunto de casas cuyo propósito era dar techo a las damas religiosas solteras, sin embargo, hoy en día, sirve principalmente, como residencia para los estudiantes.

El conocimiento es poder

Se puede decir que desde 1425, la universidad es la espina dorsal de Lovaina, ya que los diferentes campus se encuentran distribuidos alrededor de la ciudad.

Pero es uno de ellos el que merece esencialmente la pena que se le realice una visita y se trata del “Universiteitshal”, una gran edificación que desde el año 1432 se utiliza como el centro neurálgico de la misma universidad.

Después de un paseo de unos 5min, llegas al instituto de Filosofía, el cual posee unos interiores bastante acogedores y hermosos jardines.

Arte dentro y fuera

El M – Museum Leuven trata del edificio ultra-moderno que tiene la ciudad de Lovaina, el cual cuenta con una inapreciable colección de arte religioso, que data del siglo XV-XVIII, además de varias obras contemporáneas.

No obstante, el arte no se encuentra presente únicamente en los museos de Lovaina, sino en distintos lugares al aire libre. Si das un paseo alrededor de la ciudad, podrás apreciar el Tótem de Jan Fabre, quien fuera el primer artista vivo que tuvo la oportunidad de exhibir sus obras en el Museo del Louvre, en la ciudad vas a poder ver su obra nada más al caminar por sus calles, si estás caminando y ves un resplandeciente escarabajo verde que se encuentra perforado por una gran aguja, estarás frente a una de sus obras.

Iglesias de Lovaina

La Iglesia de San Pedro, es una de las que han sido declaradas Patrimonio de la Humanidad, además es conocida por ser la iglesia más vieja de Lovaina que cuenta con “La Última Cena”, obra de Dirk Bouts. Asimismo, está la Iglesia de San Miguel ubicada en la parte más alta de la ciudad, que consiste en uno de los principales monumentos barrocos que Europa posee.